• Lic. Ester Kroslak

La Vida Cambia cuando cambias vos

Actualizado: 11 de mar de 2019


Versión Original - Diario Época

Ha­ce mu­chos años, más de trein­ta, te­nía una ami­ga por co­rres­pon­den­cia. Su nom­bre era Si­grid Ri­ta Beck y era de la ciu­dad de El­do­ra­do Mi­sio­nes. Nun­ca la co­no­cí en per­so­na pe­ro la ad­mi­ré siem­pre, ya que el ma­te­rial que me en­via­ba me de­ja­ba sa­ber que ha­cía su par­te pa­ra que las per­so­nas -­ los ni­ños en es­te ca­so -­ pu­die­ran ser me­jo­res y más fe­li­ces. Pa­ra los na­ti­vos di­gi­ta­les acla­ro que una ami­ga por co­rres­pon­den­cia es lo que hoy se­ría una ami­ga on­li­ne, con la gran di­fe­ren­cia que so­lo era por car­tas, va­le de­cir que en ese en­ton­ces no exis­tía in­ter­net, ni ha­bí­a­mos vis­to una com­pu­ta­do­ra si­quie­ra, las co­mu­ni­ca­cio­nes se es­cri­bí­an en un pa­pel, la ma­yo­ría de las ve­ces ti­pia­dos a má­qui­na (má­qui­na de es­cri­bir, no com­pu­ta­do­ra eh), se po­nía en un so­bre y se en­via­ba por co­rreo pos­tal. Era más tra­ba­jo­so sin du­da, pe­ro muy emo­cio­nan­te re­ci­bir no­ti­cias ya que no pa­sa­ba tan se­gui­do. Es­ta se­ño­ra me en­via­ba tex­tos y re­fle­xio­nes bien pen­sa­das con pre­gun­tas y ejer­ci­cios, los cua­les sin du­da apro­ve­ché, pe­ro lo que más que­dó gra­ba­do en mí fue la ima­gen de un se­ña­la­dor que ella acom­pa­ñó a su en­vío a mo­do de ob­se­quio. Es co­no­ci­da la fra­se “u­na ima­gen va­le mil pa­la­bras” y es­ta vez fue así, no hu­bo men­sa­je me­jor gra­ba­do en mi men­te que és­te. “La vi­da cam­bia cuan­do vos cam­bias”.


¡Wow! To­da­vía me si­gue pe­gan­do con la fuer­za de un tsu­na­mi, pe­ro en po­si­ti­vo.

Y así co­mo me gus­ta­ba el mé­to­do an­ti­guo, re­co­noz­co tam­bién las ven­ta­jas y opor­tu­ni­da­des que nos da es­ta nue­va era que nos per­mi­te co­no­cer y co­nec­tar­nos con la gen­te de ma­ne­ra mu­cho más sen­ci­lla.

Las re­des so­cia­les me han per­mi­ti­do co­no­cer a Yé­si­ca An­to­ne­la Mar­tí­nez de “Di­ver­gen­te Ilus­tra­cio­nes”, co­mu­ni­ca­do­ra grá­fi­ca y au­dio­vi­sual, quien so­lo por amor al ar­te y sin­tien­do de ver­dad la pro­fe­sión de lle­gar a la gen­te con imá­ge­nes, tu­vo la gen­ti­le­za de re­cre­ar en és­ta ilus­tra­ción di­gi­tal la idea que per­ma­ne­ció por tan­to tiem­po en mis me­mo­rias.

El men­sa­je que trans­mi­te la ima­gen pue­de ser to­ma­do de dos ma­ne­ras di­fe­ren­tes, ya que por un la­do es una bue­na no­ti­cia sa­ber que cam­biar de vi­da es­tá en nues­tras ma­nos, que hay al­go que po­de­mos ha­cer pa­ra ser más fe­li­ces, pe­ro por otro tam­bién de­be­mos asu­mir que nues­tra vi­da ac­tual es con­se­cuen­cia de lo que hi­ci­mos o de­ja­mos de ha­cer en el pa­sa­do. Si es­ta­mos bien nos fe­li­ci­ta­mos pe­ro ¿Si no es así?

No nos que­de­mos con eso, que bien o mal la vi­da nos ha tra­í­do has­ta el lu­gar en el que es­ta­mos y des­de aquí es po­si­ble co­men­zar hoy mis­mo a cons­truir la vi­da que que­re­mos te­ner.

¿De ma­ne­ra fá­cil? No es­toy se­gu­ra, pe­ro es im­por­tan­te ha­cer las cuen­tas y de­ci­dir con qué co­sas es­ta­mos com­pro­me­ti­dos e ir tras ello.

Mu­chas ve­ces te­ne­mos en la ca­be­za co­sas que de­ci­mos que­rer lo­grar, pe­ro no te­ne­mos el com­pro­mi­so de ha­cer­lo, es tal vez una ex­pre­sión de de­seo pe­ro sin la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var­nos has­ta allí.

En los sue­ños que sí tie­nen esa fuer­za nos de­be­mos en­fo­car, lo de­más sim­ple­men­te acep­tar que por aho­ra no son una me­ta. Ya ten­drán su mo­men­to, sin pre­sio­nes ni an­sie­dad. Y an­te la vi­da que­dan dos ac­ti­tu­des prin­ci­pa­les: Víc­ti­ma o Pro­ta­go­nis­ta y vos po­drás de­cir “lo que me ha­ya to­ca­do”, pe­ro pen­sé­mos­lo de nue­vo… Creo po­der de­cir ca­si sin ries­go de equi­vo­car­me que to­dos he­mos sa­bi­do de di­fe­ren­tes per­so­nas que atra­ve­san­do una mis­ma cir­cuns­tan­cia tie­nen di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos, al­gu­nos sa­len de los pro­ble­mas de­vas­ta­dos u otros in­men­sa­men­te for­ta­le­ci­dos ¿En­ton­ces de qué de­pen­de? De la ac­ti­tud con la que to­ma­mos la vi­da ¿fá­cil? Por su­pues­to que no, de nin­gu­na ma­ne­ra. Pa­ra ser pro­ta­go­nis­ta es ne­ce­sa­rio mu­cho va­lor, po­ner to­do de uno pa­ra lo­grar lo que de­se­a­mos. Pue­de que el he­cho de sa­ber que no son las cir­cuns­tan­cias las que de­ter­mi­nan los re­sul­ta­dos si­no de la ac­ti­tud con que to­me­mos las co­sas, la for­ma en que la ve­a­mos nos asus­te un po­co, ya que re­quie­re de nues­tra par­te, re­quie­re com­pro­me­ter­se y to­mar el ries­go de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por el re­sul­ta­do. Re­quie­re que nos pon­ga­mos en rol de pro­ta­go­nis­ta y que nos de­mos cuen­ta que la vi­da no es al­go que nos pa­sa, si­no al­go que cons­tan­te­men­te te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ele­gir.

Y pa­ra ele­gir de­be­mos ver­nos a no­so­tros mis­mos sien­do par­te de lo que nos pa­sa y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Ver co­mo en la ima­gen la po­si­bi­li­dad de re­a­li­zar pe­que­ños ac­tos que ha­cen que nos sin­ta­mos me­jor no­so­tros mis­mos y los que nos ro­de­an.

Po­der en­ten­der que si de­po­si­ta­mos fue­ra de no­so­tros mis­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de lo que su­ce­de en nues­tras vi­das, no te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ac­tuar pa­ra cam­biar al­go.

El “Cam­bio de ob­ser­va­dor” es el ob­je­ti­vo de to­da con­ver­sa­ción o se­sión de co­a­ching, por­que mu­chas ve­ces el pro­ble­ma no es tan­to la cir­cuns­tan­cia, si­no la ma­ne­ra en que la es­ta­mos mi­ran­do pa­ra que ello re­sul­te un pro­ble­ma.

Y si cam­bio mi vi­sión de las co­sas, des­de la nue­va pers­pec­ti­vas se ven otro con­jun­to de op­cio­nes co­mo po­si­bles.

Po­der ver que so­mos ca­pa­ces de me­jo­rar nues­tras vi­das con nues­tra ac­ción di­rec­ta, que si bien hay co­sas que no po­de­mos cam­biar hay otras que sí y que si nos con­cen­tra­mos en ellas po­de­mos ha­cer que nues­tra vi­da sea sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­jor y más fe­liz.

La vi­da cam­bia cuan­do cam­bias vos.


3 vistas
Corrientes, Provincia de Corrientes - Argentina
Tel. Cel. 0379-4684819 - esterkroslak@google.com
  • Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now