• Lic. Ester Kroslak

Parar la Bicicleta


Estamos acostumbrados a escuchar que la vida es como una bicicleta, que si paras te caes. Pero el que para repara, porque a veces hasta en las bicicletas es necesario ajustar cosas.


Publicación Original: Diario Época

Un vier­nes por la ma­ña­na, via­jan­do en un co­lec­ti­vo ur­ba­no en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res por una de sus ca­lles con ve­re­da an­gos­ta en un mo­men­to nos de­te­ne­mos por el trá­fi­co.

A unos es­ca­sos 3 me­tros de mi ven­ta­ni­lla ha­bía una tien­da de pro­duc­tos eléc­tri­cos ce­rra­da, con un car­tel que de­cía “En el día de la fe­cha per­ma­ne­ce­rá ce­rra­do por ce­le­brar el ca­sa­mien­to de uno de los due­ños, es­pe­ra­mos se­pan dis­cul­par las mo­les­tias. Ma­ña­na aten­de­re­mos en el ho­ra­rio ha­bi­tual”.

Pen­san­do en el efec­to que eso pue­de pro­vo­car en los clien­tes es po­si­ble dis­tin­guir que di­fí­cil­men­te va­yan a es­tar con­ten­tos de ha­ber lle­ga­do has­ta ahí y en­con­trar­lo ce­rra­do, pe­ro es­toy se­gu­ra que en el 99% de los ca­sos po­drán en­con­trar lo que bus­ca­ban en otra tien­da del ra­mo sin ma­yo­res di­fi­cul­ta­des. De no ser así tie­nen la op­ción de vol­ver al día si­guien­te.

Por otra par­te pen­sa­ba tam­bién en lo bue­no que es po­der dar­se per­mi­so pa­ra es­tas co­sas y dar­le im­por­tan­cia a lo que es re­al­men­te va­lio­so. Te­ne­mos mu­chos dí­as pa­ra tra­ba­jar y a ve­ces re­ga­lar­nos un día pa­ra ce­le­brar un acon­te­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo es re­al­men­te sa­ber vi­vir la vi­da.

De­bo con­fe­sar que ese car­tel me asom­bró. Que al­guien sea ca­paz de ce­rrar por com­ple­to su ne­go­cio so­lo pa­ra dis­fru­tar la vi­da y un acon­te­ci­mien­to es­pe­cial. Na­die mu­rió, no es­ta­ban en re­mo­de­la­ción ni de in­ven­ta­rio. Na­da de eso. So­lo de­ci­die­ron to­mar­se un tiem­po li­bre pa­ra ce­le­brar.¿E­fec­to de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que di­ri­gen las em­pre­sas de hoy tal vez?


Ha­cer co­sas sin pa­rar es­tá al­go así co­mo en nues­tro ADN. En la era que vi­vi­mos hay mu­cha pre­sión en es­tar siem­pre ac­ti­vos, res­pon­dien­do, com­pro­me­ti­dos, siem­pre cre­an­do al­go nue­vo.

Y es­ta pre­sión por pro­du­cir to­do el tiem­po es una es­pe­cie de en­fer­me­dad que tie­ne la ca­pa­ci­dad de des­truir­nos, a nues­tra sa­lud, nues­tros ne­go­cios, re­la­cio­nes, cre­a­ti­vi­dad y to­do a nues­tro re­de­dor. Tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­su­mir­nos com­ple­ta­men­te y a nues­tros equi­pos de tra­ba­jo.

Si sen­tís pa­sión por tu tra­ba­jo, pen­sar en to­mar­te un tiem­po li­bre so­lo por­que sí, pue­de so­nar an­gus­tio­so o asus­tar­te pen­sar que la gen­te te ol­vi­de, sen­tir que po­des per­der al­gu­na opor­tu­ni­dad va­lio­sa o te­mer que tus com­pe­ti­do­res to­men ven­ta­ja.

Aun­que to­mar­se un tiem­po li­bre, co­mo es­te o en es­pe­cial si es un tiem­po más lar­go, tie­ne el po­ten­cial de ha­cer que vos y tu equi­po re­gre­sen re­ju­ve­ne­ci­dos y fres­cos, con nue­vas ide­as pa­ra lle­var a tu ne­go­cio ha­cia el si­guien­te ni­vel ¿Tie­ne sen­ti­do?

Co­sas fan­tás­ti­cas su­ce­den cuan­do nos des­co­nec­ta­mos de to­do y nos co­nec­ta­mos con la vi­da, es vi­tal to­mar­te tiem­po so­lo pa­ra ser, por­que si es­tás oyen­do to­do el tiem­po el rui­do del mun­do es im­po­si­ble es­cu­char lo que tu in­te­rior te su­su­rra.

Pro­ba­ble­men­te no pue­das to­mar­te una se­ma­na o dos y eso es­tá bien pe­ro ¿po­drí­as to­mar­te 48 hs? ¿O so­lo un dí­a?

Es­ta­mos acostumbrados a es­cu­char que la vi­da es co­mo una bi­ci­cle­ta, que si pa­ras te ca­es. Pe­ro el que pa­ra re­pa­ra, por­que a ve­ces has­ta en las bi­ci­cle­tas es ne­ce­sa­rio ajus­tar co­sas.

De­bes con­se­guir es­cri­bir las re­glas de tu ne­go­cio y de tu vi­da, cues­tio­nar­te to­das esas co­sas que pen­sás que “de­bés ha­cer” ¿de­bés ha­cer? De­sa­fiar to­das las co­sas que sim­ple­men­te asu­mis­te que de­ben ser co­mo es­tán sien­do.

No so­ca­ves la po­si­bi­li­dad de cre­ar el ne­go­cio y la vi­da que de­se­as pa­ra vos mis­mo.

No es ne­ce­sa­rio que nos pa­sen co­sas dra­má­ti­cas pa­ra pa­rar­nos a pen­sar, no es ne­ce­sa­rio que al­guien se en­fer­me, que al­guien se mue­ra o per­der el tra­ba­jo pa­ra sa­ber qué es lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te.

Vi­vi­mos apu­ra­dos, so­mos mul­ti­ta­re­as y has­ta nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de ser ca­pa­ces de ha­cer va­rias co­sas a la vez. Mien­tras es­cri­bi­mos un mail le in­di­ca­mos a nues­tros hi­jos co­mo tie­nen que ha­cer la ta­re­a… y les qui­ta­mos nues­tra aten­ción ple­na. Cuan­do en la vi­da lo pri­mor­dial ocu­pa el lu­gar más im­por­tan­te nos va de ma­ra­vi­llas y has­ta pue­de que lo­gre­mos el mi­la­gro de ser fe­li­ces.

No es cues­tión de es­tar to­do el día ha­cien­do co­sas, si­no de ha­cer co­sas im­por­tan­tes.

¿Co­no­ces la Ley de Pa­re­to?

Vil­fre­do Pa­re­to pu­do ob­ser­var que en Ita­lia el 20 por cien­to de las per­so­nas eran po­se­e­do­ras del 80 por cien­to de la ri­que­za y a par­tir de eso si­guió ob­ser­van­do que el 20 por cien­to de su huer­ta le da­ba el 80 por cien­to de las hor­ta­li­zas y lo mis­mo en otras co­sas. Si­guió es­tu­dian­do y en­ten­dió que ca­si to­do en la vi­da es­tá di­vi­di­do en la pro­por­ción 80/20, es de­cir:

-­Que el 80% de las con­se­cuen­cias es pro­duc­to del 20% de las cau­sas. -­Que el 80% de los re­sul­ta­dos pro­vie­ne del 20% de los es­fuer­zos. -­Que el 80% de los be­ne­fi­cios de una em­pre­sa pro­vie­ne de un 20% de sus pro­duc­tos -­ o clien­tes -­ et­cé­te­ra.


És­ta Ley nos per­mi­te sim­pli­fi­car mu­chas co­sas en la vi­da, por ejem­plo si de­se­a­mos apren­der un nue­vo idio­ma es bue­no sa­ber que el 20% de las pa­la­bras se uti­li­za el 80% del tiem­po, en­ton­ces con apren­der so­lo esa pe­que­ña pro­por­ción de pa­la­bras se­re­mos ca­pa­ces de en­ten­der y ha­blar con flui­dez el 80% del tiem­po. El te­ma es­tá en po­der se­lec­cio­nar el 20% co­rrec­to de pa­la­bras. Pa­ra po­der sim­pli­fi­car nues­tro tra­ba­jo se­ría cues­tión de es­tu­diar es­ta ley en nues­tro ám­bi­to.

Te pro­pon­go ha­cer una lis­ta de las ta­re­as que te­nés que ha­cer des­de hoy al fin de se­ma­na y asig­nar­les una prio­ri­dad ¿Se cum­ple la ley?

Por ejem­plo: si de­tec­ta­mos que es ver­dad que el 80 por cien­to de nues­tros in­gre­sos pro­vie­nen del 20 por cien­to de nues­tros pro­duc­tos o ac­ti­vi­da­des ¿no po­drí­a­mos de­di­car­nos so­lo a esos pro­duc­tos y ac­ti­vi­da­des? O al me­nos ¿no po­drí­a­mos tra­tar­los co­mo prio­ri­dad to­do el tiem­po pa­ra ma­xi­mi­zar nues­tros in­gre­sos?

Qué ha­ce­mos con el 80 por cien­to de tra­ba­jo que nos da so­lo el 20 por cien­to de nues­tros re­sul­ta­dos ¿E­li­mi­nar­lo? ¿De­le­gar­lo? O bien lo ha­ce­mos só­lo des­pués de ha­ber re­a­li­za­do el 20% más im­por­tan­te ¿Pa­re­ce bue­na ide­a?

Y si de ser fe­li­ces se tra­ta po­de­mos bien pen­sar en in­ver­tir la ma­yor par­te de nues­tro tiem­po a ese 20% de per­so­nas que nos dan el 80% de apo­yo emo­cio­nal y afec­to.

El Co­a­ching On­to­ló­gi­co te ayu­da a tra­ba­jar és­te y otros te­mas de ma­ne­ra per­so­nal o con tu equi­po de tra­ba­jo.

El co­a­ching en Co­rrien­tes es­tá cre­cien­do y ayu­dan­do a las per­so­nas, las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes a re­pen­sar su tra­ba­jo, a in­cre­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad y por so­bre to­das las co­sas a ser me­jo­res y más fe­li­ces

#CoachingOntologicoenChaco #sacrificarnos #CoachingOntológicoenCorrientes #cambioorganizacional

11 vistas
Corrientes, Provincia de Corrientes - Argentina
Tel. Cel. 0379-4684819 - esterkroslak@google.com
  • Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now