• Lic. Ester Kroslak

En el principio era el verbo: el poder creador de la palabra



Publicación Original Diario Época

En el prin­ci­pio era el ver­bo y el ver­bo era Dios. Esa fra­se es pro­ba­ble que la ha­ya­mos es­cu­cha­do al­gu­na vez y es la for­ma en que el Após­tol Juan co­mien­za su li­bro en la Biblia.

És­ta ex­pre­sión es sin du­das re­li­gio­sa, pe­ro no es de re­li­gión de lo que va­mos a tra­tar en és­ta entrada si­no de la relación en­tre la pa­la­bra y la cre­a­ción. En el ca­so de Dios, la crea­ción del mun­do y del nues­tro, la cre­a­ción de nues­tras vi­das… nues­tro mun­do.

Es in­te­re­san­te sa­ber que los lin­güis­tas, des­pués de mu­chos es­tu­dios o in­ves­ti­ga­cio­nes no ter­mi­nan de po­ner­se de acuer­do, so­bre si en prin­ci­pio fui­mos ca­pa­ces de ha­blar por­que pu­di­mos pen­sar o si fui­mos ca­pa­ces de pen­sar por­que pu­di­mos ha­blar. Lo cier­to es que cuan­do ob­tu­vi­mos la ca­pa­ci­dad de ca­mi­nar er­gui­dos, de usar nues­tros pul­ga­res y em­ple­ar he­rra­mien­tas co­men­za­mos a de­sa­rro­llar un có­di­go que nos re­fle­ja la vi­da y nos ha­ce ver el mun­do de una for­ma dis­tin­ta.

Un ejem­plo es co­mo se uti­li­zan las pa­la­bras “Pa­dre” y “Ma­dre” en Mé­xi­co, don­de pa­ra de­cir que al­go es agra­da­ble, que lo pa­sas­te muy bien, etc. Se di­ce ¡Que pa­dre! O “muy pa­dre”, en cam­bio cuan­do al­go es des­pec­ti­vo, des­pre­cia­ti­vo apa­re­cen ex­pre­sio­nes ta­les co­mo “Ni de Ma­dre” (ni lo­co/a), o cuan­do al­go no sir­vió se di­ce “Que­dó pa‘la ma­dre”, o que cuan­do al­go no le im­por­ta se di­ce “le va­le ma­dre”.

No quie­ro de­cir con es­to que los me­xi­ca­nos no amen a sus ma­dres, pe­ro me pre­o­cu­pa la in­fluen­cia que pue­de te­ner en la for­ma en que las per­so­nas es­truc­tu­ran sus pen­sa­mien­tos, o tal vez es la for­ma de pen­sar la que es­truc­tu­ra es­ta for­ma de ex­pre­sar­se. De cual­quier ma­ne­ra pue­de ver­se la re­ci­pro­ci­dad, en­tre la for­ma de pen­sar y la for­ma de ha­blar, y es fá­cil pen­sar tam­bién la con­se­cuen­cia que pue­de te­ner en la for­ma de ver la vi­da y con ello la for­ma de ac­tuar fren­te a ella. Creo que pa­ra ellos de­be ser to­tal­men­te trans­pa­ren­te lo que no­so­tros, por per­te­ne­cer a una cul­tu­ra di­fe­ren­te, sí po­de­mos ver; que es el po­co va­lor que és­tas ex­pre­sio­nes de­jan a las ma­dres.

Tam­bién po­de­mos com­pa­rar la for­ma en que nos ex­pre­sa­mos con otros idio­mas. En el idio­ma in­glés, cuan­do un es­tu­dian­te re­prue­ba un exa­men se ex­pre­sa di­cien­do “I fai­led”, lo que tra­du­ci­do sig­ni­fi­ca al­go así co­mo fa­llé o de­sa­pro­bé, sin em­bar­go en Ar­gen­ti­na es más co­mún es­cu­char “Me apla­za­ron”, “Me bo­cha­ron” y otras ex­pre­sio­nes si­mi­la­res.

Podría pen­sar­se que la for­ma de de­cir­lo no tie­ne mu­cha im­por­tan­cia, pe­ro si lo pen­samos bien, en la pri­mer ex­pre­sión -­Fa­llé -­ la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá pues­ta en la mis­ma per­so­na y en la se­gun­da -­ me bo­cha­ron -­ la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá afue­ra, si “me bo­charon” no es mi res­pon­sa­bi­li­dad, es el otro quien eje­cu­tó la ac­ción; no soy yo, es él o ella.

La im­por­tan­cia de es­to ra­di­ca en que si la res­pon­sa­bi­li­dad es mí­a, soy yo quien tie­ne el po­der de cam­biar la his­to­ria, pe­ro cuan­do la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá afue­ra, yo no ten­go ­da que ha­cer ¿Es­pe­rar que el pro­fe­sor ha­ya te­ni­do un buen día tal vez? Y son di­feren­tes las op­cio­nes que ten­go en la vi­da cuan­do me asu­mo pro­ta­go­nis­ta o víc­ti­ma de mi pro­pia his­to­ria.

Don­de pon­gas el po­der es­ta­rán las op­cio­nes.

Hay una fra­se que sue­na fuer­te en mi men­te mien­tras es­cri­bo es­to y es, “U­na vi­da diferen­te es­tá a una con­ver­sa­ción de dis­tan­cia”. Y si lo ana­li­za­mos bien ¿Cuán­tas vi­das pue­den cam­biar con so­lo te­ner esa con­ver­sa­ción que ne­ce­si­ta­mos te­ner pe­ro no nos ani­ma­mos? Esa con­ver­sa­ción pa­ra so­li­ci­tar ese au­men­to de suel­do que sen­ti­mos merecer, la que con­si­go trae no so­lo más di­ne­ro si­no la sen­sa­ción de dig­ni­dad y re­conoci­mien­to, que nos per­mi­ti­rá sen­tir­nos va­lo­ra­dos y apre­cia­dos ¿Cuán­to pue­de cam­biar una vi­da con esa con­ver­sa­ción? O ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos a esa per­so­na es­pe­cial ¿No pue­de aca­so abrir un nue­vo mun­do de po­si­bi­li­da­des? O tam­bién por­que no, si es ne­ce­sa­rio, po­der rom­per esa re­la­ción que ya no te es­tá re­sul­tan­do cons­truc­ti­va ¿No hay un mun­do dis­tin­to des­pués de és­tas con­ver­sa­cio­nes?

A ese pro­ble­ma que es­tas te­nien­do en el tra­ba­jo o a esa re­la­ción com­pli­ca­da ¿No le es­ta­rá ha­cien­do fal­ta una con­ver­sa­ción?


La pa­la­bra no so­lo sir­ve pa­ra des­cri­bir lo que hay en el mun­do, si­no tam­bién la pa­la­bra es la cre­a­do­ra de nues­tra vi­da, las co­sas que ex­pre­sa­mos y las co­sas que ca­lla­mos son las que cre­an, por ac­ción u omi­sión, la vi­da que vi­vi­mos.

La On­to­lo­gía del Len­gua­je es­tu­dia, có­mo las pa­la­bras que ex­pre­sa­mos cons­tru­yen nues­tras vi­das y có­mo las con­ver­sa­cio­nes que te­ne­mos con no­so­tros mis­mos nos li­mi­tan o po­si­bi­li­tan re­a­li­zar las ac­cio­nes que nos en­ca­mi­nan a cum­plir nues­tros sue­ños. No nos con­for­me­mos, to­dos po­de­mos ser más de lo que es­ta­mos sien­do, nues­tra pre­sen­cia en el mun­do tie­ne el po­ten­cial de cre­ar abun­dan­cia, ge­ne­rar ilu­sión, en­tu­sias­mo, paz. To­dos es­ta­mos lla­ma­dos a aflo­rar nues­tra me­jor ver­sión y a ex­pe­ri­men­tar eso tan be­llo que es la ple­ni­tud.

Un Co­ach On­to­ló­gi­co Pro­fe­sio­nal es la per­so­na en­tre­na­da pa­ra acom­pa­ñar­te a ana­li­zar lo que tus pa­la­bras es­tán cons­tru­yen­do pa­ra vos y es en tus mis­mas pa­la­bras, que vas a des­cu­brir tus pro­pias he­rra­mien­tas pa­ra te­ner una vi­da me­jor y mas fe­liz, una vi­da que se con­di­ga con tus pen­sa­mien­tos, que equi­li­bre tu in­te­rior con el ex­te­rior. Si le­ís­te has­ta aquí, me gus­ta­ría sa­ber que te pa­re­ció, si te sir­vió, si es­tás de acuer­do y tam­bién si no es así. Quie­ro sa­ber que es­tás del otro la­do dán­do­me áni­mos pa­ra se­guir es­cri­bien­do.

Po­des de­jar tus co­men­ta­rios en la ver­sión di­gi­tal del Dia­rio épo­ca, po­des es­cri­bir­me a tra­vés de Fa­ce­bo­ok, Ins­ta­gram o de mi si­tio web www.me­jory­mas­fe­liz.com.

#ElpoderdelaPalabra #Coaching #CoachingenCorrientes

6 vistas
Corrientes, Provincia de Corrientes - Argentina
Tel. Cel. 0379-4684819 - esterkroslak@google.com
  • Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now